Consumo de proteínas y caminata para personas mayores

Envejecer de forma saludable y con calidad de vida es fundamental en la llamada vejez. Mantener al anciano caminando y realizando otras actividades es fundamental para mantenerlo activo, lo que tiene una influencia directa en un envejecimiento saludable y feliz.

Sin embargo, es necesario evaluar las condiciones físicas y nutricionales para que el individuo pueda desarrollar sus actividades de manera adecuada y sin daños a la salud.

En esta etapa de la vida, un problema recurrente es la sarcopenia, caracterizada por disminución de la masa magra y, como consecuencia, disminución de la fuerza muscular, mientras que simultáneamente aumenta la grasa corporal.

Atención a la ingesta proteica para personas mayores

Teniendo en cuenta la tendencia al desarrollo de sarcopenia, así como una disminución progresiva en el consumo de fuentes proteicas por varios motivos, entre ellos, cambios en la deglución, palatabilidad, apetito y percepción reducida de sabores, se debe duplicar la atención a la ingesta proteica de los ancianos. .

En tantos casos, lograr la ingesta de proteínas recomendada es un desafío, que también afecta sus actividades, que son tan importantes para la salud.

Para suplir las mayores necesidades proteicas del organismo en el envejecimiento, es necesario que el consumo de este macronutriente sea superior al ingesta en otras etapas de la vida, y las necesidades individuales deben ser evaluadas mediante consulta con un nutricionista calificado para tal fin.

La necesidad de ingesta varía según cada individuo por edad, sexo, peso corporal, actividad física y estilo de vida. Por tanto, es necesario un seguimiento profesional.

Relación entre la ingesta de proteínas y la marcha

Toda actividad física, para que se realice correctamente, debe contar con el aporte necesario de nutrientes. En el caso de caminar en la vejez, no es diferente.

El tejido del músculo esquelético, dependiente de las proteínas para su formación y mantenimiento, debe ser saludable para la práctica del ejercicio físico, y la tendencia a disminuir este tejido con el envejecimiento puede ser una práctica seriamente complicada e incluso limitante, reflejándose en las consecuencias para el salud en su conjunto.

Las personas mayores que practican ejercicios físicos deben sentirse bien y dispuestas. El seguimiento del médico y del educador físico son fundamentales para valorar si es posible realizar ejercicio, además de indicar un entrenamiento acorde a las características individuales.

Consejos para aumentar la ingesta de proteínas

Como hay una pérdida de sensibilidad al gusto en este grupo de edad, debería ser una preocupación aumentar la Condimento preparativos, que pueden ser una salida muy eficaz. Sin embargo, es importante prestar atención a la sal, ya que también existen grandes riesgos de desarrollo o empeoramiento de la hipertensión.

Vea cómo usar especias naturales para cada tipo de carne en este artículo.

También con disminución de la palatabilidad y dificultades para tragar, pensar en presentación y textura de los platos con proteínas es importante. Se debe tener en cuenta la capacidad masticatoria de quienes consumirán el preparado. Aumentar el tiempo de cocción de las carnes, por ejemplo, puede ser una solución, así como servirlas con un corte más bajo, como carne molida, en lugar de trozos más grandes.

Concienciar a las personas mayores de la importancia del consumo de proteínas es la parte más relevante, cuando sea posible. Ser consciente de la importancia de una alimentación adecuada y los beneficios que puede aportar es el mayor incentivo.

Siguiendo los cambios positivos en la dieta, la disposición y bienestar para la actividad física será mayor y, como consecuencia, habrá más placer en el momento de la caminata y todas las actividades realizadas.

Encontrar un profesional que monitoree todo este proceso es fundamental para verificar la recomendación ideal, si se está logrando, e incluso para desarrollar estrategias para mejorar la calidad de vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *