Beta Alanina: el suplemento que actúa contra la fatiga muscular

¿Qué es Beta Alanina?

Es un aminoácido no proteogénico, producido por el organismo y que también puede consumirse a través de alimentos o suplementos.

La beta alanina, junto con otro aminoácido llamado L-histidina, participa en la síntesis de carnosina, una sustancia presente en el músculo que está relacionada con la fatiga muscular.

La carnosina actúa como amortiguador, inhibiendo los efectos provocados por la acidez en los músculos generada durante el ejercicio físico, responsable de la fatiga muscular. Sin embargo, está comprobado que la suplementación con carnosina sola no es eficaz y requiere la presencia de beta alanina.

¿Para que sirve?

La beta alanina es uno de los pocos suplementos que ha demostrado su eficacia. Actúa en el interior de la célula, retardando la aparición de la fatiga muscular y contribuyendo a mejorar el rendimiento durante el ejercicio físico, aumentar la masa muscular, retrasar el agotamiento, reducir el tiempo de recuperación entre ejercicios y disminuir la fatiga tras el entrenamiento.

Sin embargo, está indicado para ejercicios de alta intensidad, con una duración de entre 60 y 240 segundos y no muestra resultados significativos en actividades con menos tiempo. Los deportes de alta intensidad incluyen fútbol, ​​musculación con ejercicios combinados, ciclismo, natación, carrera, remo, esquí, entre otros.

Los beneficios de la beta alanina pueden ser disfrutados tanto por personas que ya están entrenadas, como por aquellas que no se entrenan y quieren iniciar la actividad física.

¿Cómo tomar?

La dosis recomendada de beta alanina puede variar según las necesidades individuales, pero en general las dosis se dividen para reducir los efectos secundarios.

Sin embargo, tiene un efecto crónico y debe administrarse durante 2 a 4 semanas para que se perciba su eficacia. Tampoco debe realizarse durante períodos prolongados para no disminuir su acción.

Existen opciones de beta-alanina para comprar en polvo o cápsulas, pero lo ideal es consultar a un médico o nutricionista para que la recomendación se haga de acuerdo a las necesidades.

Efectos colaterales

El principal efecto secundario de la beta alanina es la sensación de hormigueo. También pueden producirse picazón, enrojecimiento y ardor en la piel. Estos efectos pueden afectar la coordinación, el equilibrio, la orientación en relación al espacio, la fuerza y ​​la resistencia.

El consumo debe ser realizado con cuidado por quienes usan medicación y / o padecen algún tipo de enfermedad específica. Consulte a un médico o nutricionista antes de usar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *