¿Por qué no adelgazo? Comprender las posibles causas

¿Has notado que todos tus esfuerzos en la práctica de ejercicios diarios y una rutina de alimentación saludable no te están trayendo resultados en pérdida de peso? Pasa mucho, créeme. Pero, lo que pocas personas saben es que la pérdida de peso y la pérdida de peso también tienen en cuenta otros factores como: equilibrio hormonal, salud intestinal, sueño, buen funcionamiento de la tiroides y también ansiedad.

A continuación, enumeramos algunas posibles causas de esta dificultad con la pérdida de peso. ¡Revisa!

Consumo de calorías mayor que el gasto calórico

Puede ser que incluso si haces ejercicio y comes de forma saludable, no estés gastando más calorías de las que has consumido, es decir, puede ser que todo lo que consumes en calorías se esté equilibrando con la cantidad que has gastado en ejercicio y luego la la pérdida de peso no ocurre.

Para bajar de peso, necesitamos gastar más en calorías que la cantidad que comemos.

Esta proporción debe ser realizada por un nutricionista, por lo tanto, la importancia de buscar siempre un profesional que lo evalúe individualmente;

Sueño insuficiente

¿Ha estado durmiendo lo suficiente y reparador? Créame, el sueño debe ser de calidad porque, según los estudios, cuando dormimos mal, nuestro cuerpo tiende a liberar menos de la hormona leptina que controla nuestra sensación de hambre.

Por lo tanto, dormir mal puede aumentar nuestro hambre y las ganas de comer al día siguiente, de forma descontrolada y también aumentan nuestra ansiedad.

Una buena estrategia para estimular el sueño es la preparación y consumo de tés calmantes como Melissa, Jasmin y Camomile.

Estrés

El estrés es otro punto crucial cuando se trata de perder peso. Cuando estamos muy estresados, nuestro cuerpo tiende a liberar la hormona cortisol en mayores cantidades, lo que a su vez se relaciona con:

  • Aumento de la deposición de grasa en la región abdominal.
  • Inflamación en el cuerpo
  • Ralentización del metabolismo

Lo ideal es aprender a controlar nuestro estrés del día a día, no solo practicando actividad física, sino buscando actividades que nos brinden placer, como leer, escribir, pintar y dibujar, escuchar música, cocinar, viajar, por ejemplo;

Dietas restrictivas

Eliminar todas las fuentes de carbohidratos de su dieta o seguir dietas “bajas en carbohidratos” y “cetogénicas” sin orientación profesional, por ejemplo, también lo perjudica con la pérdida de peso.

Esto se debe a que al eliminar los carbohidratos, muchas veces, las personas terminan agregando exceso de fuentes de grasas y proteínas, sin entender que estos alimentos en cantidades mayores de lo necesario, pueden acumularse en el tejido graso y provocar un aumento de peso o una pérdida de peso.

La variada dieta de frutas y verduras son excelentes opciones para la salud. Lo ideal es también buscar la ayuda de un nutricionista para realizar la adecuada valoración y orientación de forma individualizada;

Disbiosis

La salud intestinal es imprescindible para todos los procesos bioquímicos de nuestro organismo y, por tanto, debe estar actualizada.

Las personas que padecen problemas intestinales tienen más probabilidades de ganar peso y tienen un metabolismo más lento, además tienen dificultad en la producción de hormonas e incluso en el equilibrio y buen funcionamiento de estas hormonas. Un desequilibrio en el funcionamiento de la tiroides, como la falta o el exceso de yodo, puede afectar el metabolismo, por ejemplo.

Consultar a un nutricionista

Es importante entender que la pérdida de peso eficiente ocurre mientras entendemos todos los sistemas de nuestro cuerpo, y más que eso, cuando entendemos individualmente la genética de cada individuo y cómo reacciona su metabolismo en diferentes estrategias dietéticas. ¡Busque orientación profesional!

referencia:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4642416/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *