Los mejores desodorantes naturales

Aunque existe una amplia variedad de desodorantes en el mercado, la mayoría tienen una característica común: están industrializados y llenos de compuestos químicos. Los desodorantes generalmente están compuestos por agentes antisépticos, que inhiben el crecimiento de bacterias provocado por el hedor y la fermentación del sudor, además de inhibir la sudoración, cerrando los poros.

Los desodorantes son sustancias para eliminar el olor que acompaña a las zonas de mayor sudoración. Los antitranspirantes, en cambio, son productos encargados de reducir la cantidad de sudor producido.

Para que el desodorante realice su función, pueden contener altas cantidades de sales y derivados de aluminio, que actualmente han sido objeto de críticas por los riesgos que pueden ofrecer para la salud. Se cree que el aluminio tiene efectos tóxicos en el cuerpo en ciertas cantidades y de forma acumulativa.

Algunos desodorantes también pueden contar con la adición de parabenos, que son conservantes artificiales, que también pueden ser absorbidos por el organismo, provocando efectos adversos y posible toxicidad a largo plazo.

Para reducir el riesgo de exposición a estos compuestos, los desodorantes naturales ofrecen una formulación 100% natural, con principios activos extraídos de plantas, además, muchos también son veganos, libres de ingredientes y experimentales con animales. Son ideales para personas con piel sensible y además tienen menor riesgo de manchar la ropa, ya que no contienen aluminio.

Cabe mencionar que los cosméticos naturales y orgánicos, como los desodorantes naturales, tienen un menor impacto ambiental, ya que las sustancias sintéticas son reemplazadas por sustancias naturales, reduciendo los efectos tóxicos.

Cómo usar desodorantes naturales

Consulta algunas opciones de desodorantes naturales y orgánicos, libres de químicos nocivos para la salud.

Desodorantes naturales

Están formulados con activos naturales que previenen el crecimiento bacteriano y protegen del mal olor, sin comprometer la sudoración natural del cuerpo, siendo más saludable. Se pueden elaborar con aceites esenciales y extractos de hierbas, libres de ingredientes animales, derivados del petróleo, aromas sintéticos, parabenos y aluminio.

Aceite de coco

El aceite de coco tiene una acción antibacteriana natural, inhibiendo la proliferación de bacterias responsables de causar el mal olor, además de hidratar la piel. Solo aplica una pequeña cantidad hasta que se absorba por completo.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es una sal con poder bactericida, es decir, puede combatir las bacterias que producen el mal olor en las axilas. Simplemente mezcle con un poco de agua para facilitar la aplicación.

Leche de magnesia

La leche de magnesia es capaz de neutralizar los ácidos que forman el sudor, responsables de los desagradables olores de la transpiración. Solo aplícalo en tus axilas con la ayuda de un algodón, o incluso ponlo en un desodorante roll-on vacío.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *