Ácido hialurónico para la belleza de la piel

La piel es uno de los órganos más importantes de nuestro organismo y entre sus funciones podemos destacar: defensa orgánica, control del flujo sanguíneo, protección contra el calor, frío, presión, dolor y tacto. Varios estudios científicos buscan la fórmula perfecta para prevenir el envejecimiento y mantener la juventud. El ácido hialurónico (HA) está relacionado con la hidratación de la piel, ya que retiene más agua, favorece una mayor flexibilidad y resiliencia, dejando el piel de aspecto más joven.

Obtenga más información sobre esta molécula que está siendo ampliamente utilizada por la industria para la estética y la salud de la piel.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un biopolímero formado por ácido glucurónico y N-acetilglucosamina.

Tiene una textura viscosa, está presente en la matriz extracelular de la piel, representando el 50% del total de HA, líquido sinovial, humor vítreo (sustancia presente en los ojos), cordón umbilical y en el tejido conectivo colágeno de numerosos organismos, siendo un glicosaminoglicano importante en la constitución de articulación.

¿Cómo se produce?

Se puede producir comercialmente mediante la fermentación de sustratos vegetales, mediante la fermentación por bacterias del género. Estreptococo o estructuras de origen animal, como la cresta de pollo, ricas en ácido hialurónico.

También puede ser producido por el organismo humano, pero en edad adulta, hay un gran reducción de esta producción.

Funciones principales:

Entre ellos, cabe destacar la relación directa con la hidratación, lubricación y estabilización de los medios antes mencionados.

Utilizada en tratamiento contra envejecimiento facial, en el llenado de partes blandas para corregir depresiones, arrugas y ranuras.

También juega un papel en la regulación de procesos biológicos, como el diagnóstico de cáncer, la cicatrización de heridas, la regeneración de tejidos, la acción antiinflamatoria y la inmunomodulación.

Me gusta su concentración en la piel disminuye con la edad, reduciendo la hidratación local y haciendo que la dermis sea menos voluminosa con tendencia a las arrugas, sequedad y agrietamiento.

Una persona de unos 75 años tiene solo una cuarta parte de la cantidad de ácido hialurónico en su piel, en comparación con una persona de 19 años. Otro factor que reduce la concentración de HA es la exposición excesiva y repetida a Radiación UV, genera el llamado envejecimiento cutáneo prematuro.

Relación con la estética y la salud de la piel

El ácido hialurónico es la molécula más importante involucrada en la hidratación de la piel.

Los glicosaminoglicanos no azufrados (GAG), tienen capacidad específica para la retención de agua, mostrando en este contexto, el papel fundamental del AH en el mantenimiento de la hidratación de la piel, tejidos y órganos.

Esta relación con la hidratación puede beneficio para una piel más joven, para retener más agua, presentando mayor flexibilidad y resistencia.

Así, el uso y la demanda del producto crece día a día. Actualmente es común encontrar ácido hialurónico en varias presentaciones comerciales, tales como:

  • Geles, lociones y cremas para uso tópico
  • Cápsulas con ácido hialurónico

Tambien hay inyecciones de relleno intradérmico, rellenos dérmicos, rellenos faciales, aplicados por profesionales calificados. Se utiliza en forma de gel, indicado para rellenar arrugas, surcos y líneas de expresión del rostro, generalmente alrededor de los ojos, comisuras de boca y frente y para suavizar las marcas de acné conocidas como cicatrices atróficas.

Cabe destacar que el equilibrio de HA en el organismo depende de factores intrínsecos y extrínsecos, como mantener una dieta equilibrada y un consumo adecuado de agua, pueden contribuir a mejorar los resultados de la suplementación.

¿Existe una cantidad recomendada de consumo?

En varios estudios se observa que la presencia de colágeno mejora el efecto y la absorción del ácido hialurónico en dosis más bajas.

Su suplementación por vía oral y aislada, en varios estudios muestran eficacia a partir de 50 mg a 250 mg al día.

En cualquier caso, recomendamos la orientación de un profesional en el consultorio para evaluar y determinar la mejor cantidad para cada individuo.

Referencias:

https://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_abstract&pid=S0103-84782008000900029&lng=en&nrm=iso&tlng=en

ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5522662/

unilago.edu.br/revista/edicaoatual/Sumario/2016/downloads/33.pdf

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *